20170717 https://www.diariolibre.com

El gran problema con la ley de partidos es que son los mismos partidos los que no la quieren. Aquí señalo algunas de las razones por las cuales ellos, mayoritarios y minoritarios, se oponen a la misma.

1. Están muy cómodos con la situación actual. Los partidos reciben dinero del Estado y de todo el mundo y las cuentas no pasarían la prueba de un buen contador; no tienen democracia interna, convocan organismos cuando quieren y quitan y ponen sin control y cada uno tiene el padrón que necesita para justificar sus candidaturas y alianzas.

2. Ellos ponen sus administradores y sus jueces. Los partidos mayoritarios, los que tienen representación en el Congreso y en el Consejo Nacional de la Magistratura, son los que nombran a los miembros de la Junta Central Electoral, que administra las elecciones, y a los del Tribunal Superior Electoral, que juzga los comicios y a los partidos. Para qué cambiar una situación tan ventajosa.

3. El actual esquema obliga al bipartidismo. Como los pequeños (y algunos de los llamados grandes en determinadas circunstancias) no pueden sobrevivir solos, están obligados a pactar, lo que convierte de hecho al sistema político en bipartidista.

4. ¿Primarias simultáneas? Imposible. Los grandes tienen sus padrones para fuñir al adversario interno y los chiquitos no pueden ir a unas primarias generales donde sacarán 100 votos a lo sumo cada uno.

5. ¿Control de los fondos? Menos... ¿Y que se descubran los recursos recibidos del extranjero y del narco? Ni locos que estuviesen.

Puedo seguir, pero me quedo ahí. No se hagan muchas ilusiones. Habrá Ley de Partidos pero ya saben cómo...

atejada@diariolibre.com

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese