¿Una Junta igual o superior a la anterior?

La gente se pregunta a qué se debe el afán de promover que los nuevos integrantes de la Junta Central Electoral sean “apolíticos”, cuando lo que quieren decir es que sean “apartidistas”.

Para algunos, es una trampa que ha tendido el Gobierno a la oposición para colocar en la Junta a personas que le sean favorables, particularmente aquellos que estuvieron a la sombra promoviendo acciones contra el Partido de la Liberación Dominicana. Incluso, movimientos creados al vapor por personas afines al PRM, firmaron acuerdos para promover estos “apartidistas”.

De su parte, el PLD, que se huele la trampa, está promoviendo una junta “de consenso”, posición igualmente política que la anterior, pero que de acogerse, permitiría reforzar la debilitada posición del partido e incluir algunos personajes afines en el organismo.

Para que se entienda bien, el consenso es una fórmula cuya finalidad última es descartar candidatos. Si los partidos se ponen de acuerdo en el consenso, basta con que uno de ellos rechace un candidato, para que no exista consenso y por tanto esté descartado.

Aunque digan la contrario, todos quieren tener su “apolítico” preferido dentro de la Junta.

Pero nadie cree en los “apolíticos” o “apartidistas”. Sin embargo existen numerosas personas con carrera en el servicio público, de honorabilidad reconocida y que tienen lo necesario para enfrentar las presiones del cargo. La selección no es tan difícil, incluidos los actuales miembros de la JCE que demostraron responsabilidad para sacar a buen puerto un complicadísimo proceso.

Quizás, la mejor Junta sea una sin etiquetas...

+ Leídas