Auditoría al voto, ¿ya para qué?...

Si no lo van a utilizar, no boten el dinero...

Alguna vez el país tendrá que manejarse con una economía de costos o que considere los ahorros.

No se sabe si por eficiencia o comparonería, pero aquí ninguna entidad se detiene ante precio y contrata o compra lo mejor.

Vale citar la Junta, porque está bajo fuego, pero no es la única. Infinidad de equipos (de salud, por ejemplo) se dañan en almacenes por falta de uso. Y aun siendo necesarios.

Se recuerdan los escáneres, pero más por fastidiar que por dolor del gasto. Fueron desde el principio agua pasada por molino, y finalmente cargados a deuda pública.

Esa experiencia debió aleccionar o al organismo o al Gobierno o al país. Sin embargo, no solo se olvida la acreencia, sino que se repite el dispendio.

El voto automatizado entró en la competencia, y todo un encanto hasta que Leonel perdió. A Luis le fue de maravillas, pero no lo defiende. Unos partidos dicen que no lo quieren, pero si se saca cuenta, estos son una minoría. Solo que una minoría impide la unanimidad.

¿A qué entonces sufragar una auditoría de millones de pesos a una modalidad de voto que no será utilizada?

+ Leídas