El tentáculo del Gobierno en México...

Por si los observadores se pechaban por allá...

No se sabe si con dron o con radar, pero el sector oficialista del PLD estuvo atento a las pasadas elecciones en México, pero no tanto porque le importara la suerte de ese país o le preocupara el triunfo de López Obrador. La inquietud, la tensión, la intriga era por las posibles coincidencias en su territorio de gente de aquí que andaba por allá.

Los observadores, sin enterarse, fueron observados a distancia.

Leonel fue observador de la OEA, y eso no molestó, pues esa es su nueva profesión, y mientras más lejos, mejor. No así que se pudiera encontrar con los dos miembros de la Junta que también observaban y los dos del Tribunal Electoral. Eran diez ojos de dominicanos viendo y caminando, y no hay dudas de que si el dominicano se pecha, dondequiera que fuere, se saluda. Y el saludo era lo de menos, pero sí lo mucho Garibaldi, lo mucho mariachi y lo mucho tequila, estando como estaba la resolución de la Junta en alta corte.

Solo que México es grande y sus calles anchas, y no tuvieron mismo rumbo o destino. No se vieron nunca, y la película a blanco y negro no se pudo filmar.

Con lo bueno que hubiera sido tumbar a Jorge Negrete del caballo.

+ Leídas