Haciendo trucos con la política

Los partidos tienen que jugar limpio...

La política dominicana necesita ser rescatada –prontamente– por la política pura. Aquí se producen unos fenómenos impensables.

Un partido rechazado por la Junta porque no llenaba los requisitos, llevó su caso al Constitucional y este le dio ganancia de causa. La Junta tuvo que reconsiderar y oficializar ese partido. Ahora ese mismo partido se queja porque la legislación lo obliga a participar solo en las elecciones, le impide ir aliado a otra organización política.

Quiso colarse mediante una coalición y beneficiarse de las primarias, y otros dos partidos convencieron a la Junta, con la ley a mano, que el procedimiento no era posible. Y al organismo no le quedó de otra que rechazar la viveza.

¿Para qué se funda un partido si este no tiene condiciones ni cuenta con simpatías suficientes para lidiar y resultar exitoso en la competencia electoral?

Se le están haciendo trucos a la política y la política tiene que sacudirse y repetir lo que durante siglos ha sido una verdad indudable: Muchos serán los llamados, pero pocos los escogidos.

Que en política, cuando es no, es no.

+ Leídas