Las primarias salvan a los partidos

¿Se imaginan al PLD de árbitro el domingo?

Nadie lo recuerda y se considera que las primarias fueron una forma de las corrientes internas fastidiarse, pues la discusión discurrió en si abiertas o cerradas.

Sin embargo, el invento fue desde el principio una manera de hacerse de un árbitro que fuera efectivo ante experiencias difíciles o fallidas.

Las primarias por primarias nunca fueron la idea, pues de por sí existían, aunque no tan amplias. El partido no era de masas, sino de cuadros, y las competencias se realizaban en los organismos. Lo que siempre se quiso fue poner el destino de los procesos internos en manos de la Junta, de manera que desde fuera se impusiera un orden que la cúpula por sí sola no podía.

Se recuerdan los muertos de la ocasión anterior.

¿Acaso se supone lo que habría ocurrido si la consulta del pasado domingo queda en manos de la Comisión Nacional Electoral del PLD?

Los reclamos se hacen a la Junta, un órgano creado por ley y cuya autoridad no puede ser desbordada por la pugnacidad de la contienda o puesta en jaque por el ánimo entre compañeros.

Los peledeístas continuarán sus luchas de poder, su juego de tronos, pero sin duda con un mejor esquema de compensación.

+ Leídas