Recoger armas debe ser tarea diaria

El exhibicionismo hace más fácil la tarea

No se le puede pedir a la Policía que detenga a los potenciales delincuentes, pues no es adivina y lo de Minority Report era ciencia ficción. Lo que sí se le puede pedir a la Policía es que desarme al civil desaprensivo y exhibicionista que va por las calles provocando miedo a su paso, muy dado de sí como fanfarrón de cantina en el viejo oeste americano.

Una acción de ese tipo puede llevarse a cabo sin aparatosidad, sin operativos, como tarea normal de una autoridad responsable.

Mucho más que el ciudadano ayuda, pues desde lejos se le alcanza a ver la pistola o el revólver en la cintura y debajo de la camisa.

No se entiende cómo es que los tráficos piden los papeles al conductor sospechoso y los agentes de patrulla no hacen lo mismo con el peatón que va armado. La propia ley se viola, y lo hace el encargado de hacerla cumplir. Una vez, y considerando el problema, se impuso la distinción entre tenencia y porte. Incluso carnet diferente para cada condición.

Sin embargo, nadie se conforma con tener, todo el mundo quiere portar, y porta con el mismo propósito: usarla en algún momento.

Por ejemplo, el derecho de un parqueo se ejerce a tiros.

+ Leídas