20170216 http://www.diariolibre.com

La muerte a mansalva de dos distinguidos ciudadanos de San Pedro de Macorís que ejercían la comunicación social, ha conmovido a todo el país que todavía busca una explicación a lo ocurrido.

Anteponemos la palabra ciudadano a la profesión que ejercían los occisos, porque duele que mueran personas útiles a la comunidad sin importar la forma en que se ganaban la vida o ejercían profesionalmente en sus comunidades.

Ambos eran personas de bien que se caracterizaban por participar en actividades valiosas para la sociedad de San Pedro de Macorís, como son el Cuerpo de Bomberos y el rescate del medio ambiente y de áreas protegidas.

Esas dos valiosas vidas fueron segadas aparentemente por el poco valor que tiene la vida en nuestra sociedad.

Hacía mucho que comunicadores dominicanos no morían en el ejercicio de sus funciones. Este crimen establece un precedente que obligará a reforzar las medidas de seguridad en las estaciones de radio y de televisión.

Expresamos nuestro pesar a sus familiares y a la comunidad de San Pedro de Macorís por la pérdida de estos dos valiosos hijos.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese