Nueva versión del fraude

Nuestros partidos siempre han conseguido echarle la culpa a otro de sus debilidades y carencias, de su falta de acción y de sus irresponsabilidades.

Hasta ahora, el gran culpable era el Gobierno y el partido en el poder que hacían fraude y se robaban las elecciones, (con la complicidad de la Junta Central Electoral de turno), que los adversaban de mil maneras y que les sonsacaban a sus afiliados “con el oro corruptor”.

Como ya el cuento se les ha gastado y se quedaron sin árbitros internos, ahora quieren envolver a la Junta Central Electoral en sus diferencias, no ya como “cómplice”, sino como autor principal de sus desdichas, queriendo que organice unas primarias con padrones viciados y de acuerdo a las reglas internas de los partidos, situación de la que ningún organizador ni árbitro podría salir indemne.

Es decir, los partidos quieren seguir haciendo lo que siempre han hecho y, de paso, eliminar a quien pueda controlarlos. La nación dominicana tiene que estar clara sobre este nuevo juego, utilizando una Ley de Partidos que es un traje a la medida para el desorden.

+ Leídas