La gente se está haciendo muchas preguntas sobre el suceso en que murió asesinado un coronel de la Policía Nacional de puesto en Baní.

Todas son preguntas pertinentes.

¿Qué hacía un coronel de la Policía, acompañado de un teniente coronel y otro oficial “supervisando” un puesto de drogas? ¿Son los puestos de drogas establecimientos de lícito comercio, que requieran supervisión? ¿Le corresponde esta actividad a la Policía o la Dirección Nacional de Drogas? ¿Hay una división de trabajo entre estas entidades?

Por otra parte, ¿por qué se mata solo al coronel y los dos oficiales que le acompañan salen sin un rasguño y sin repeler la agresión a su superior y compañero de faena? ¿Por qué abandonan la escena del crimen dejando, de paso, el cuerpo del oficial? ¿Quiénes más participaron en la huida?

¿Por qué la DNCD no ha dicho esta boca es mía ante las graves acusaciones en su contra? ¿Qué va a hacer la Policía con unos oficiales claramente cobardes, a lo menos?

La respuesta a estas y otras preguntas puede cambiar la vida de los banilejos, y cuidado...

+ Leídas