20180319 https://www.diariolibre.com

Formalmente todo se inicia con el oficio No. PRES-JCE-0560 del 15.01.2015, del doctor Roberto Rosario, presidente de la Junta Central Electoral, que instruía a la Comisión de Compras y Licitaciones de la JCE, para iniciar el proceso de contratación de una persona física o jurídica “que se encargará de realizar la implementación de un proyecto de automatización del Registro de Concurrentes y el escrutinio de los votos en los Colegios Electorales, de cara a las elecciones pautadas para el año 2016, incluyendo la adquisición de los equipos necesarios para su ejecución...”

El 11.09.2015 la JCE comunica que la empresa Indra Sistemas S.A. resultó la adjudicataria. El 05.12.2015 se firma el contrato. Su valor ascendió a cerca de 40 millones de dólares. El Dr. José Ángel Aquino, ex miembro de la JCE, puntualizó que “...estos equipos no fueron adquiridos con el aval del Pleno anterior de la JCE...”; agregando que “...después que se hizo la licitación se planteó que se iban a alquilar, no a contratar”.

¿Llenaba Indra Sistemas los requisitos para la adjudicación del contrato? En el pliego de condiciones que rigió la licitación y adquisición de los equipos se establece que “si el Oferente/Proponente omite suministrar alguna parte de la información requerida en el presente Pliego de Condiciones o presenta una información que no se ajuste sustancialmente al mismo, el riesgo estará a su cargo y el resultado será el rechazo de su propuesta”.

Resulta que a pesar de habérsele requerido, Indra Sistemas no presentó a la licitación sus estados financieros correspondientes al 2014, debiendo esto ser suficiente para rechazar su propuesta. ¿Por qué Indra Sistemas actuó así? Porque de acuerdo con el Informe Anual Integrado de la empresa “[E]n 2014 nuestro resultado neto ha arrojado unas pérdidas de 92 M€ que responden a una serie de efectos no-recurrentes por importe bruto de 313 M€, por cambio de estimaciones como resultado de diversos factores y acontecimientos ocurridos en la última parte del año 2014 y principios de 2015”.

El ex miembro de la JCE, doctor Eddy Olivares consideró que “...Indra debió abstenerse de participar en la licitación...” pues el hecho que desde 2014 Indra “...estuviera sirviéndole al mismo tiempo al Gobierno, en el renglón de compras y contrataciones, y a la JCE en un aspecto tan sensitivo como el del escrutinio, fue una grave imprudencia que afecto la credibilidad de los comicios del 2016”.

Esta empresa ya arrastraba una pésima reputación internacional. i) En 2010 el ayuntamiento de Barcelona la sanciona por faltas graves en el sistema de voto electrónico durante una consulta popular; ii) en el 2010 y 2013 figura en Argentina en un escándalo de soborno y aumento ilegal de contrato; iii) en el 2014, en España, con la empresa Oyauri Investment en la sobrevaluación de unos equipos por 1.5 millones de Euros; iv) en Sevilla, por la comisión de “fallos en el sistema de recuento de votos”; v) en el año 2015 obtiene calificación “D” en el índice anti-corrupción.

Muy ajena a todo esto, la Comisión ad hoc de Asesoría y Asistencia Técnica de la Licitación Pública Internacional JCE-CL-LPI-01-2015 le otorgó a Indra Sistemas la máxima calificación (10/10), precisamente en el renglón “Solvencia e Idoneidad”. Por su parte en la evaluación de los componentes de los equipos hecha por la Comisión Técnica, también ad hoc, la empresa obtiene calificaciones sobresalientes.

El informe presentado en el 2017, por la Dirección de Informática, al Pleno de la JCE, identifica las graves irregularidades detectadas. De un total de 15,339 equipos utilizados en el escrutinio, solo transmitieron 9,815, (64%) y, no lo hicieron 5,524, (36%). Los equipos de concurrentes eran 16,070. Transmitieron 11,630, (72%) y no lo hicieron 3,700, (23%). Respecto de las imágenes de actas de votación recibidas de los diferentes equipos, en el nivel A, se recibieron, por el escrutinio automatizado 8,565, (53%), y de forma manual 7,695, (48%). En el nivel B, por el automatizado 8,010, (50%), y por el manual 7,507, (47%). En el nivel C por el escrutinio automatizado 6,849, (43% ) y de forma manual 8,670, (54%).

Basándose en la investigación realizada al proceso de 2016 y a los equipos adquiridos de Indra Sistemas, la Dirección de Informática recomienda, siendo acogido por el Pleno de la JCE, no utilizarlos para el escrutinio y transmisión de los resultados de las elecciones de 2020.

Todo lo ocurrido en las elecciones del 15 de mayo de 2016 con los equipos de Indra Sistemas es muy grave. Pero no crea nadie que a pesar de los hechos revelados, el Pleno de la actual JCE procederá a demandar a Indra Sistema o a presentar querella contra los responsables de violaciones a la ley penal. En el país es costumbre que los incumbentes de las instituciones pasen por alto los actos violatorios de la ley cometidos por sus antecesores. Cada vez que esto sucede perdemos una oportunidad de oro para fortalecer la legalidad e institucionalidad democráticas. Así es como se ha tejido una telaraña de impunidad que nos está asfixiando. ¡Tendrá que llegar el día de saldar cuentas con los responsables por comisión y los cómplices por omisión!

En el país es costumbre que los incumbentes de las instituciones pasen por alto los actos violatorios de la ley cometidos por sus antecesores. Cada vez que esto sucede perdemos una oportunidad de oro para fortalecer la legalidad e institucionalidad democráticas.

COMENTARIOS
Para comentar, inicie sesión o regístrese