“Jóvenes vuelven a la Plaza de la Bandera” decía el titular, lo que atrajo mi atención porque la mente me trasladó a aquella impactante jornada de finales de febrero frente a la sede de la Junta Central Electoral. Pero grande fue mi decepción al observar a tres de los voceros de una protesta con la que esta semana se ejerció presión al órgano encargado de organizar los comicios del 5 de julio. Es probable que el titulador no advirtiera en el cuerpo de la información que los protagonistas de la historia, un hombre y dos mujeres, sumaban 232 años. No es restarles méritos por la edad ni pedirles que se echen a un lado, pero, ¡caramba!, ya lo sentenció Balzac: “El viejo es un hombre que ha cenado, y mira a los otros cómo cenan”.

+ Leídas