Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Brain Expo
Brain Expo

Brain Expo: un recorrido al interior del cerebro

La doctora Priscile Sigaran Soto habla sobre esta experiencia educativa que se celebrará del 25 de agosto al 1 de septiembre en el Centro de Convenciones Hotel Dominican Fiesta Santo Domingo

Expandir imagen
Brain Expo: un recorrido al interior del cerebro
La doctora Priscile Sigaran Soto, nutrióloga clínica especialista en nutrición pediátrica. (MATÍAS BONCOSKY)

El esencial papel que juega la nutrición en el desarrollo usualmente no recibe el reconocimiento que merece, pero esa verdad es el eje central de la ALACTA Brain Expo, que se celebrará desde el 25 de agosto hasta el 1 de septiembre en el Centro de Convenciones Hotel Dominican Fiesta Santo Domingo. Esta exposición será una experiencia científica y educativa dirigida a todos, desde cada miembro de la familia, estudiantes de colegios y universidades y a cualquier persona interesada en aprender algo nuevo de una forma divertida. Esto se debe a que en la Brain Expo los visitantes podrán explorar y descubrir las maravillas del cerebro humano y su evolución en un espacio interactivo e innovador. La doctora Priscile Sigaran Soto, nutrióloga clínica especialista en nutrición pediátrica, comparte más detalles sobre la exposición y el importante rol de la nutrición en la formación del cerebro humano.

¿Cómo surgió la idea de la Brain Expo?

La idea surge porque querían hacer una actividad especialmente educativa, que llegara a todo extracto social y, más que nada, para que los padres tuvieran conocimiento de la importancia de la nutrición y cómo interviene desde la preconcepción, que es el proceso antes de embarazarse, hasta el alumbramiento, además de todo lo que tiene que ver con el desarrollo y crecimiento de los niños.

¿En qué consiste la experiencia de la exposición?

Es la primera actividad que hace esta marca, que se va a realizar por primera vez en el país. Más que una feria, es una experiencia donde los padres van a ir con los niños, con sus sobrinos o toda la familia, y van a ir a vivir la experiencia de conocer qué es el cerebro y sus cuatro áreas, que son la cognitiva, la motriz, la del lenguaje y la social. Vivirán una experiencia de área en área del cerebro, pasando de cubículo a cubículo, donde unos monitores compartirán información científica con los visitantes e interactuarán con los grupos. Los niños, por ejemplo, se van a encontrar en el área cognitiva con actividades sensoriales que ayudan a la estimulación. Está dirigida a todo el público, pueden ir estudiantes, madres, mujeres embarazadas, adolescentes y adultos mayores, porque lo importante es que es una actividad educativa. Es una experiencia que pudiera compararla con una visita a Disney, o sea, de mucha educación, de mucho impacto, de mucho estímulo sensorial que de verdad van a disfrutar. Además, es una actividad muy extrapolada a un lenguaje muy llano, así que lo va a poder entender tanto una persona que tenga un PhD como a nivel escolar o una persona incluso analfabeta.

 

¿Cuál es la lección más importante que los padres deben aprender de la exposición?

Para mí la lección más importante es que las neuronas son células que actúan por impulso eléctrico, que son estimuladas y que uno las debe de estimular, no solamente cuando nacen, sino desde el vientre. Todas esas células se estimulan y unas sirven para la música, otras para el lenguaje, para la matemática, para la parte social, para la parte de motricidad fina y la motricidad gruesa y todas esas células deben estar activas todo el tiempo. El niño no debe de estar, a pesar de que eso se ha dicho y se ha evidenciado científicamente, delante de una pantalla. Eso causa que las neuronas estén estáticas, no hay estimulación, no hay movimiento. 

¿Qué es lo más importante? Que esas neuronas, que no son las únicas que están en el cerebro, se estimulan. El niño tiene la posibilidad de tener habilidades en todas las áreas en las que estas células son estimuladas, pero si no son estimuladas entonces ocurre una poda sináptica. Esto significa que el cerebro eficientiza las neuronas que tiene estimuladas y las otras mueren. Es decir, si el niño tiene la habilidad y fue estimulado para tocar el piano, va a tener la habilidad de tocar el piano y el cerebro se va a enfocar en que es para eso que funciona, para tocar el piano. O sea que, si mañana agarra un hacha, no funciona con el hacha, su motricidad se desarrolló para ser especialista tocando el piano. 

¿Cuáles son los elementos más importantes para el desarrollo saludable del cerebro humano?

Lo más importante es una buena nutrición desde la concepción. Es decir, que una madre planifique desde su embarazo que debe de ingerir todos los nutrientes necesarios durante y después del embarazo. El ácido fólico es uno de los nutrientes más importantes para el desarrollo del tubo neural y para su cierre, por eso es esencial que las madres tomen la suplementación de hierro y todo lo concerniente que le indique su ginecólogo o su obstetra. Todo eso va de la mano luego durante el proceso de la gestación, que se alimente de manera adecuada, equilibrada, balanceada, con su suplementación y continúe luego del alumbramiento.

¿Por qué? Porque el bebé va a recibir todos los nutrientes metabolizados a través de la leche materna o la fórmula. Una vez completado ese proceso de alimentación con lácteos pasa el proceso de la alimentación complementaria, donde debe recibir todos los grupos de alimentos para que el cerebro esté bien nutrido y el niño tenga un desarrollo integral. 

El peso seco del cerebro es de un 60% grasa, el cerebro lo que consume es grasa y un 35% de esa parte es DHA. El DHA son ácidos grasos de cadena larga que encontramos en el salmón, las nueces, el huevo, pero resulta que la gran mayoría de la población dominicana no comemos mucho salmón, pero sí tenemos la sardina, que tiene aceite y es rica en DHA. Al final, el DHA es un ácido graso muy importante y que no solamente ayuda a la conexión de las neuronas, sino que también tiene que ver con la agudeza visual, con la retina, con el desarrollo del crecimiento, con la estimulación del crecimiento a nivel general. Es crucial que haya un balance tanto de carbohidratos como proteínas y grasas.

Con tantas fuentes de información disponibles en cuanto a la nutrición y nutrición de niños, ¿cómo se puede determinar cuáles fuentes vale la pena seguir? 

La principal fuente de información es el pediatra o el médico especialista del niño, porque los pacientes se trabajan de manera individualizada. Los pacientes pediátricos son pacientes integrales. Y cuando hablo de integrales es que tiene que intervenir la psicología, la estimulación temprana, el pediatra, el pediatra neumólogo, etc. O sea, es un equipo de especialistas que tiene que ver con la salud del niño. Si una madre tiene dudas, lo ideal es que pregunte directamente al especialista porque conoce al niño desde que nació y sabe cuáles son las situaciones de salud que pueda tener. 

¿Qué consejos daría a padres que intentan que sus hijos prueben nuevos platos o comidas diferentes?

La alimentación empieza en la familia. Ya sea mamá, papá, abuela, cuidador o tutor, en el centro debe haber una familia que tenga la oportunidad de compartir y que el niño visualmente pueda disfrutar comer con la persona que le acompañe. Esa práctica, ese hábito, lo van desarrollando. Entonces, siempre hay que estimular para que pruebe cosas diferentes. Alimentarse una sola vez con una misma fruta, producto o pescado, no es suficiente. Los niños tienen que compartir varias veces para decir si les gusta o no. Por lo menos de 7 a 14 veces dicen los libros que debe de repetirse un mismo alimento, pero lo ideal es que en casa ellos aprendan a ver a papá y mamá comiendo los vegetales, las frutas, los cereales, las pastas, el trigo, ya luego vienen las carnes, el pescado, carne, pollo y cerdo. La práctica empieza ahí, viendo a papá y a mamá comiendo los alimentos. 

No puedes decir que él no va a comer aguacate porque tú no comes aguacate y por eso no se lo darás a probar. No, eso es un error. Es mostrarle la variedad de alimentos e invitarlo a explorar. Dicen que a la edad de dos y tres años los niños exploran más que un estudiante de medicina. Entonces que vaya, que explore, que pruebe, que sienta texturas, temperaturas y sabores, porque puede tener inclinación por lo agrio, lo salado, lo dulce o lo amargo, pero es algo que él va a explorar y a descubrir. Yo soy muy de pensar que la vida te enseña muchas artes, pero el arte culinario lo aprendes en la casa. 

TEMAS -

Escritor y periodista con más de 10 años de experiencia en las áreas del periodismo y escritura creativa.