Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Sundance
Sundance

Sundance abraza a la Amazonía peruana con "Shirampari: Herencias del río"

"Utama", una coproducción de Bolivia, Uruguay y Francia, ganó el premio del jurado en la sección internacional.

Expandir imagen
Sundance abraza a la Amazonía peruana con Shirampari: Herencias del río
En Sundance se presentó el cortometraje documental Shirampari: Herencias del río. (FUENTE EXTERNA)

El cortometraje documental "Shirampari: Herencias del río", una producción de Perú y España, aterrizó en el Festival de Sundance este fin de semana con una propuesta que visibiliza los valores y el legado del pueblo indígena asháninka en la Amazonía peruana.

El corto, dirigido por la peruana Lucía Flórez y producido por el español Chemi Pérez, fue incluido en la terna de 64 obras que componen la Selección Oficial de Sundance. El certamen de cine independiente más prestigioso del mundo vuelve este año a la presencialidad y se desarrolla hasta el 29 de enero en Utah (EEUU).

"Personalmente es un sueño cumplido. Siempre quise traer un proyecto a Sundance", explicó Flórez en una entrevista con EFE recalcando el valor de haber resultado elegidos entre el total de 10.980 cintas que se habían postulado.

Una postura con la que coincide el productor del filme, también presente en la entrevista, que definió Sundance como el lugar "ideal" para exhibir este corto por su voluntad de contar "historias indígenas" y dar voz a "narrativas que no tienen cabida en otros festivales".

En la última entrega de Sundance, "Utama", una coproducción de Bolivia, Uruguay y Francia rodada en quechua y español, ganó el premio del jurado en la sección internacional.

Flórez y Pérez, quienes se conocieron como alumnos de la Nueva York Film Academy situada en Los Ángeles (EE.UU.), se desplazaron hace más de un año junto a todo su equipo hasta la comunidad nativa Dulce Gloria, en las entrañas de la Amazonía peruana, para este rodaje.

Tras varias noches en medio de la selva, un viaje en bote y largas caminatas, la expedición consiguió arribar hasta la zona de Yurúa, hogar, entre otros, de los asháninka, un pueblo originario que continúa viviendo en aislamiento voluntario.

Allí transcurre la historia que vertebra "Shirampari: Herencias del Río" y que refleja la relación del líder indígena Arlindo con su hijo, Ricky, cuando el pequeño se encuentra en su decisivo momento vital de dar paso a la adultez.

EL VALOR DEL LEGADO DE PUEBLOS AMAZÓNICOS

Durante los 15 minutos que dura el filme, la cámara sigue al progenitor y a su vástago en el río Yurúa durante el ritual de pesca de un bagre (también conocido como pez gato o siluro) gigante que consagrará a Ricky formalmente como adulto.

Sirviéndose de la naturalidad y cercanía que aporta el estilo de filmación "verité", y también por haber sido rodado en lengua nativa, el cortometraje coloca al espectador frente a una escena familiar asháninka con un trasfondo muy profundo.

"Jugó a nuestro favor que nunca se habían puesto delante de una cámara, así que todo salía de forma orgánica, sin ningún tipo de capa de vanidad que, a veces, tenemos todos", explicó Flórez.

Así, la obra cristaliza en un cortometraje íntimo que reconoce el valor del legado de los pueblos originarios amazónicos y su respeto por la naturaleza.

"Shirampari: Herencias del río" conecta con el lado más humano del vínculo intrafamiliar padre-hijo y se erige como una defensa de los derechos humanos y la conservación de culturas amenazadas.

Tanto Flórez como Pérez también quisieron hacer una llamada a la acción con este documental y reivindicar el valor de una tierra ancestral cuyo patrimonio cultural y ecosistemas pueden verse gravemente perjudicados próximamente por la construcción de una autopista que conectará la región de Yurúa con su país vecino, Brasil.

Además, para abandonar la "mecánica extractivista y capitalista de filmar y no volver jamás", Flórez y Pérez seguirán involucrándose con la comunidad Dulce Gloria a través de la creación de una escuela audiovisual de cine para que el pueblo asháninka pueda "contar por sí mismo cómo está cambiando su tierra".

Previamente, el cortometraje ha sido reconocido en certámenes internacionales especializados en el formato documental como DOC NYC en Nueva York, DOK Leipzig (Alemania) y Shorts México, y se alzó con diferentes galardones en los festivales Lima Alterna (Perú) y Amazonia Fi-Doc (Brasil).

Las productoras Cabo Sur (España) y El Taller.pe (Perú), encargadas de la consecución de este corto, obtuvieron financiación por parte de National Geographic Society y del Fondo para el Desarrollo de Naciones Unidas (PNUD), entre otros, para sacar adelante este proyecto.

TEMAS -

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.