Compartir
Secciones
Última Hora
Podcasts
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Herramientas
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

El Museo del Arte Prohibido abre sus puertas en Barcelona a todo tipo de obras censuradas

Promovido por el coleccionista español Tatxo Benet, el museo fue creado a partir de su colección de más de doscientas obras adquiridas desde 2018, que tienen en común que fueron censuradas, prohibidas o denunciadas

Unas pequeñas cajas de fósforos del grupo argentino Mujeres Públicas, la icónica "Shark" del checo David Cerný y una pieza del chino Ai Weiwei son algunas de las obras que alberga desde este martes el Museo del Arte Prohibido de Barcelona (España).

Promovido por el coleccionista español Tatxo Benet, el museo se presenta como único en el mundo, creado a partir de su colección de más de doscientas obras adquiridas desde 2018, que tienen en común que fueron censuradas, prohibidas o denunciadas por motivos políticos, sociales y religiosos en algún momento.

En unos 2,000 metros cuadrados se pueden ver obras que van desde el siglo XVIII hasta la actualidad, desde algunos de los "Caprichos" de Goya o un dibujo de Gustav Klimt a la "Suite 347" de Pablo Picasso, así como fotografías de Robert Mapplethorpe, el "Mao" de Andy Warhol, "Always Franco" de Eugenio Merino o "McJesus" de Jani Leinonen.

En esta primera exposición se exhiben 42 piezas, entre las que destacan también "Filippo Strozzi in lego" de Ai Weiwei, "Cartel de Roland Garros" de Miquel Barceló, "La civilización occidental y cristiana" de León Ferrari, "Smiling Copper" de Bansky y "Not dressed for conquering/HC04" de Ines Doujak.

Benet rememoró que todo empezó con la adquisición de la obra "Presos políticos en España" de Santiago Sierra, que fue retirada de la feria ARCO de Madrid de 2018.

Posteriormente, adquirió tres obras más que habían sido censuradas, pero "no tenía en la cabeza empezar una colección".

Sin embargo, empezó a navegar por internet y se topó con "Silence rouge et bleu" de Zoulikha Bouabdellah, una instalación escultórica a partir de treinta alfombras de plegaria islámica, con una treintena de pares de zapatos de aguja, y que fue retirada por temor a reacciones adversas por parte de la comunidad musulmana.

Fue entonces cuando sí se planteó seguir adquiriendo obras que hubieran sido censuradas, en un momento en el que "desconocía que no había colecciones o museos dedicadas a ellas".

"Me encontré con que no había nada y empecé a comprar, a hablar con expertos que me decían que una colección así sería algo muy único, diferente y que debería buscar la manera de enseñarlo", desveló.

La colección la juntó en poco tiempo, mientras que "el museo ha costado mucho hacerse, acabarse y abrirse".

Benet cree que el "museo hace honor a la circunstancia de ser único en el mundo, con una presentación muy original".

La directora del museo, Rosa Rodrigo, remarcó que se exhibirán obras que han sido "apartadas del diálogo con la sociedad, que es el principal objetivo de la obra artística", y el nuevo espacio buscará "amplificar voces, generar relatos". 

TEMAS -

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.