Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales
Cultura

Bob Dylan: sesenta años de carrera, un Nobel y música para la eternidad

Tras seis décadas de carrera, Bob Dylan es considerado una de las más grandes figuras de la música.

Esta es una breve historia del hombre tras el mito, sus poemas y los acordes

Expandir imagen
Bob Dylan: sesenta años de carrera, un Nobel y música para la eternidad

on apenas 14 años, el joven Zimmerman se hizo con su primera guitarra e influenciado por la música de Little Richard, Elvis Presley o Johny Ray, formó parte de diferentes bandas de rock and roll mientras estudiaba en el instituto.

La Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de literatura, galardón que nunca antes se había entregado a un músico, por “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”.

Hace años que las entradas se agotan allí donde Dylan se sube al escenario. Pero cuando decidió cambiar los instrumentos acústicos por los eléctricos en el Newport Folk Festival, en 1965, una parte del público no se lo tomó muy bien y el intérprete fue abucheado.

En pleno confinamiento por la pandemia de COVID-19, Bob Dylan sorprendió a sus fans y al mundo de la música con el lanzamiento de nuevas canciones a las que han seguido la publicación de “Rough and rowdy ways”, su 39º álbum de estudio. Con 79 años y más de seis décadas de carrera a sus espaldas es considerado uno de los grandes iconos de la música.

Sus letras y melodías han acompañado a diferentes generaciones y agota entradas allí donde va.

ROBERT ALLEN ZIMMERMAN

Bob Dylan nació con un nombre menos sonoro. En Duluth, Minnesota, el 24 de mayo de 1941, unos meses antes de que Japón atacase Peral Harbor y marcase la entrada de Estados Unidos en la II Guerra Mundial, vino al mundo Robert Allen Zimmerman.

Dylan creció en una ciudad minera llamada Hibbing, en el estado de Minnesota. Allí su padre era socio de una tienda de muebles y electrodomésticos que llevaba su apellido.

Con apenas 14 años, el joven Zimmerman se hizo con su primera guitarra e influenciado por la música de Little Richard, Elvis Presley o Johny Ray, formó parte de diferentes bandas de rock and roll mientras estudiaba en el instituto.

Con 18 años ingresó en la Universidad de Minnesota. Dylan alternaba sus obligaciones estudiantiles, que no siempre cumplía, con sus actuaciones en bares y cafeterías. El compositor y cantante, en honor al poeta Dylan Thomas, tomó su nombre como apelativo artístico.

Los estudios parecían no estar entre las prioridades del joven Dylan que, en 1961, abandonó la universidad y se trasladó a Nueva York. Quería conocer su ídolo, el músico Woody Guthrie, que estaba ingresado en un hospital de Nueva Jersey.

Allí, adonde llegó prácticamente con lo puesto, siguió tocando en locales y creando una pequeña comunidad de seguidores. En sus noches actuando en bares de Nueva York entró en contacto con la generación de poetas “Beat”, que marcó su afán literario.

Sus canciones en armonía entre la protesta y la poesía dieron un nuevo aire al folk norteamericano.

Entre el público de una de sus actuaciones estaba el cazatalentos John Hammond, quien lo descubrió y le ofreció firmar con Columbia Records. Un año después, salió al mercado su primer disco, que se llamó como él. Poco más de medio siglo después, la Academia Sueca le otorgó el Premio Nobel de literatura, galardón que nunca antes se había entregado a un músico, por “haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición americana de la canción”.

El Nobel se sumaba a otros premios importantes que ya le habían sido concedidos, entre ellos el Pulitzer. El autor de himnos como “Blowing in the wind”, “Mr. Tamburine man”, “Like a Rolling Stone”, “Masters of War” o “The times they are changing”, entre otros reconocidos y alabados títulos, parece huir de la fama y de la leyenda de culto construida a su alrededor. En cuanto a su vida personal, Dylan es un gran defensor de su privacidad.

Una de sus primeras relaciones conocidas fue la que mantuvo con Susan Rotolo a principios de los sesenta. Con ella aparecía de la mano en la carátula de “The Freehweelin’ Bob Dylan”, el segundo álbum de estudio.

Según la revista Rolling Stone, Rotolo fue la musa de temas como “Boots of Spanish Leather” y “Don’t think twice, it’s all right”, y un factor fundamental en el despertar político de Dylan.

La relación acabó en 1963, según contó ella, porque no podía lidiar más con todo lo que suponía vivir con Dylan, incluyendo los rumores que apuntaban a que él mantenía un romance con Joan Baez.

Dylan y Baez, de hecho, fueron pareja durante un tiempo, hasta 1965. Ese mismo año, en noviembre, él se casó con Sara Lownds, una amiga de su representante, con la que tuvo cuatro hijos, más uno que aportaba ella de una relación anterior. Una docena de años después, en 1977, se divorciaron.

En 1986, Dylan volvió a contraer matrimonio con una de sus coristas, Carolyn Dennis, con la que tuvo otra hija. Ambos mantuvieron su relación y el fruto de ella en secreto durante años.

CURIOSIDADES ALREDEDOR DE UN MITO

Según el sitio de la cadena pública canadiense, entre Zimmerman y Dylan, el intérprete utilizó otros nombres artísticos. Por ejemplo, mientras tocó el piano para Bobby Vee, antes de que su carrera despegara, se hizo llamar Elston Gunn. También respondió a los nombres de Blind Boy Grunt, Robert Milwood Thomas o Boo Wilbury.

Expandir imagen
Infografía

Hace años que las entradas se agotan allí donde Dylan se sube al escenario con su guitarra colgada. Pero cuando decidió cambiar los instrumentos acústicos por los eléctricos en el Newport Folk Festival, en 1965, una parte del público no se lo tomó muy bien y el intérprete fue abucheado.

En mayo de 1963 Dylan había cerrado una actuación en el famoso programa televisivo “The Ed Sullivan Show”. El cantante y compositor iba a interpretar “Talkin’ John Birch Paranoid Blues”, una canción profundamente política, que tanto el productor como el presentador habían aprobado.

Sin embargo, durante el ensayo, el mismo día de la emisión, un ejecutivo de la cadena pidió que cambiase el repertorio. Dylan abandonó el plató y su actuación nunca se produjo.

En cantautor se convirtió al cristianismo en 1979 y, según la revista Rolling Stone, su transición hacia esta fe fue tan intensa, que citaba el evangelio cada noche desde el escenario.

Por Manuel Noriega.EFE/REPORTAJES

TEMAS -

Fehaciente, fidedigno y fácil. Agencia de noticias multimedia en español.