Mapa de Experiencia de Empleado, ¿lo conoces?

  • Luisa Bernhardt Franco, gestora estratégica de Capital Humano explica de qué se trata
$!Mapa de Experiencia de Empleado, ¿lo conoces?
Esta herramienta ha impactado las áreas de Gestión Humana a tal manera que se ha vuelto fundamental. (Freepik)

Mapa de Experiencia de Empleado es una estrategia adaptada del Mapa de Experiencia de cliente, que se refiere viaje que realiza el colaborador dentro de la organización y que este tiene diferentes etapas.

Esta herramienta ha impactado las áreas de Gestión Humana a tal manera que se ha vuelto fundamental para conocer y analizar de manera detallada como es la experiencia en la organización bajo la lupa de los colaboradores en cada etapa o parada, desde su ingreso hasta la salida, explica Luisa Bernhardt Franco, gestora estratégica de Capital Humano.

Según el criterio de la experta, no solo sirve para garantizar que los colaboradores tengan experiencias positivas a lo largo de todo el viaje dentro de la organización sino también en poder identificar, evaluar, proponer mejoras o ajustes en las etapas que así lo necesiten.

De hacerse de manera cuidadosa y aterrizada, dice que esta herramienta genera un sinnúmero de ventajas y beneficios, para la organización y sus miembros, impactando en la fidelización del talento, productividad, Bienestar Organizacional, la reputación y los resultados estratégicos planteados.

¿Cómo se dibuja este mapa y cómo hacer que esta ruta sea satisfactoria para mi cliente interno? -Bernhardt Franco responde que -"El primer paso es entender que se debe poner al colaborador en el centro, lo cual permitirá conocer de manera general y específica sus necesidades, expectativas, oportunidades de mejora para poder definir acciones e indicadores para mejorar y medir cada una de las etapas".

Detalla que para conseguirlo, puedes hacerlo siguiendo estos pasos:

El primer paso es entender que se debe poner al colaborador en el centro.
El primer paso es entender que se debe poner al colaborador en el centro. ( )

Segmentar, definir y conocer. De las segmentaciones más utilizadas está el hacerlo por posición, área o ubicación geográfica o sede, pero hay otros elementos que son de vital importancia y deben tomarse en cuenta como lo son el rango generacional, intereses, conductas, etapa de la vida (solteros, casados, con familia, etc.). Para que se pueda hacer un correcto análisis de las experiencias en el mapa, se debe ver más allá de lo tradicional.

Define la metodología de participación. Lo primero es conocer la experiencia del colaborador desde su óptica, para esto apóyate en técnicas de investigación o participación como encuestas novedosas, grupos focales, entrevistas o la observación. La información resultante, estará compuesta por datos de un gran valor que te servirán no solo de línea base, si no de insumo para los pasos siguientes.

Define tus puntos de encuentro. Para poder “dibujar” tu mapa, es importante definir las etapas del proceso como punto de partida, en el proceso de los colaboradores tales como el reclutamiento, selección, inducción, desarrollo, reconocimientos, promociones, desvinculación, entre otros.

Fórmula tiempo y resultados. En el momento que estemos diseñando nuestro mapa, debemos considerar dos variables como si fueran ejes del plano cartesiano: el X y el Y. El eje X simboliza el tiempo que lleva el colaborador en la organización, mientras que el eje Y muestra su avance a lo largo de su recorrido en la organización. De esta manera, podrás valorar de manera más objetiva el nivel de satisfacción de cada colaborador.

Hecho a la medida. Imagina a la organización como un continente, con diferentes culturas, costumbres, gastronomía y religiones, así son las etapas de EJM especialmente los puntos de encuentro, que deben ser el reflejo de la organización y su realidad.

Centrado en el colaborador. Al momento de elaborar un "Mapa de Experiencia de Empleado" es importante que formen parte de este diseño personas con distintos puntos de vista. Si bien en algunas etapas hay que enfocarse en el análisis, no podemos dejar por fuera la creatividad, innovación y la exploración de nuevas ideas: aquí entra el Design Thinkg. Cuanto más diverso sea el equipo de diseño, más enriquecedor el resultado.

Lo que no se mide no se controla. El mapa no es una acción al azar, debe estar atado a la estrategia de la organización y por esto debe estar atado a mediciones e indicadores. Con esto sabremos lo que sí está funcionando, lo que debe ser reformulado y el impacto en la organización.

20210917 https://www.diariolibre.com

+ Leídas