Las marcas de moda española buscan un hueco en EE.UU

  • Estas marcas se exhiben en un “showroom” en la Gran manzana
$!Las marcas de moda española buscan un hueco en EE.UU
Representantes del Fashion LAB y del Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) se reúnen durante la segunda jornada del evento “FashionLAB Incubator”.

Siete marcas de moda española han participado en la segunda edición del “FashionLAB Incubator” en Nueva York con el objetivo de penetrar el “complicado” mercado de la moda estadounidense y abrirse paso entre los compradores norteamericanos con productos “100 % Made in Spain”.

Apoyado por el ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior), este “showroom” coincide con la Semana de la Moda de Nueva York y la feria Coterie en una semana en la que la Gran Manzana se convierte en la capital mundial de la moda.

Hasta el corazón de Manhattan se han desplazado marcas como Uniqshoes, creada por María Covadonga Fernández, quien en declaraciones a Efe explica que su compañía está basada en la elaboración de zapatos personalizados diseñados por el cliente, al que ofrecen una gama de más de 2.000 colores.

Uniqshoes emplea a cerca de 30 personas y tiene dos tiendas, una en Madrid y otra en Sevilla, y fusiona el antiguo oficio de los artesanos y el concepto clásico del taller con las últimas tendencias en una “marca joven”.

Fernández asegura que “en Estados Unidos llegan muy pronto las últimas tendencias y hay que estar muy alerta” a la par que echa en falta “algo más de ayuda” por parte de su país, ya que a su juicio, la moda española exporta la marca España y genera riqueza.

Por su parte, Francesc Maiques, responsable comercial de la marca Isabel Sanchís, señala que han venido a Nueva York con una colección “amplia” que abarca a mucho público, que juega con los colores y los cambios en el modelaje y con prendas a las que se les puede modificar la altura o quitar y añadir mangas.

Para Maiques el mercado norteamericano es “complejo” y a la hora de internacionalizar una empresa “no suele ser la primera opción porque el cliente estadounidense es muy suyo, de su producto, de su diseño y le cuesta un poco encajar el diseño europeo”.

Desde Menorca se desplazó hasta Nueva York Lluís Geners, de la marca de calzado Homers, que fundó su padre en 1969 y que comenzó haciendo zapatillas “de casa” para otras marcas como Jack Levy y Loewe.

“Con el espíritu del confort de la zapatilla hemos evolucionado hacia un concepto ‘sportschic’ para el día a día”, expresa Gener, que añade que suelen utilizar piel y serraje, con especial importancia del producto de “kilómetro cero” de Menorca.

Venidos del mundo del interiorismo, Luzio, procedente de Barcelona, quiere “redondear la experiencia del consumidor del lujo en todas sus facetas”, por lo que han sumado la moda a su marca, con un enfoque “sostenible”.

En este sentido, David Wu, responsable de márketing de Luzio, destaca la “moda y piel vegana”, hecha a partir de plásticos reciclados con la que han creado, por ejemplo, “un pelo de enorme calidad”.

Conservamos las mismas propiedades de la peletería, aisla y abriga igual de bien, es más ligero y el mismo estilo”, expresa Wu, que añade que frente a una conciencia ambiental mayor han abordado el desafío tecnológico con el que encontrar las calidades para poder desarrollar esta línea sostenible.

Por otro lado, Susana Quiles, de la marca Baltarini, cree que su calzado puede tener un hueco en Estados Unidos, donde ve una falta de marcas de origen español y hasta donde quieren llegar con su concepto de “semisport” y con su línea “más sofisticada y pura”, con modelos sobrios en los que prima la calidad del material.

“Por precio y estilo creo que tenemos posibilidades de introducirnos”, señala Quiles.

Hasta Manhattan también ha llegado Miette, marca especializada en pantalones de mujer, con precios asequibles, un carácter inclusivo con tallas hasta la 52 y una clientela que “cuando los prueba, se vuelve muy fiel”.

Como novedad, esta marca ha sacado una línea con chaquetas y suéteres, aunque su especialidad continúan siendo los pantalones, caracterizados por su buscado ajuste con el cuerpo y su comodidad.

Durante dos días, las siete marcas se esforzarán por conectar con compradores estadounidenses y darse a conocer a partir de su originalidad e innovación y dejar atrás, de esta forma, las dificultades a las que se enfrentan las marcas españolas durante su desembarco al otro lado del Atlántico.

20200212 https://www.diariolibre.com

+ Leídas