Otra conversación de barbería...

–Al que se le ocurrió traer los carros Sonata de medio uso para venderlos baratos aquí, debieran meterlo preso y botar la llave..., entró a la barbería indignado uno de los parroquianos habituales.

–¿Y qué te pasa a ti hoy? ¿Te chocó un Sonata?, le pregunta el barbero.

–Es que ustedes no se dan cuenta que ahora anda gente manejando que no se sabe cómo sacaron licencia, si es que la tienen, que no conocen las leyes de tránsito y no tienen ni siquiera cortesía elemental cuando andan en la calle...

–Hermano, pero eso democratizó el transporte. Son muchos los padres de familia que ahora se ganan la vida como taxistas, en el concho y en Uber. Además, esos carros mejoraron la apariencia del parque de vehículos públicos en el país. Lo que había antes era pura chatarra que nadie sabía cómo funcionaban...

–No me vengas con esa cotorra porque tienes clientes que tienen esos carros. No hay un asalto en que se utilice un carro, que no sea de esos. Y son un peligro público en las calles. Cuando uno pensaba que el concho estaba a punto de desaparecer aparecen estas “estufas” de Oriente a complicarle la vida al dominicano.

–Bájale algo, que las cosas no son así. Además, esas importaciones les han dado vida a numerosos talleres de desabolladura y pintura...

–No ombe no. Eso es culpa del Gobierno por cobrar impuestos en Aduanas y con ello ha dañado el negocio a los importadores de vehículos que crean empleo.

–¿Ese no es un Sonata en que te vinieron a buscar?...

–No se puede hablar con estos gobiernistas. Me voy...

+ Leídas