Compartir
Secciones
Podcasts
Última Hora
Encuestas
Servicios
Plaza Libre
Efemérides
Cumpleaños
RSS
Horóscopos
Crucigrama
Más
Contáctanos
Sobre Diario Libre
Aviso Legal
Versión Impresa
versión impresa
Redes Sociales

La ola roja que no fue

Nuevamente, como ha pasado desde 2016, los votantes sorprendieron a todos y tiraron por el piso los estimados de las encuestas.

En Estados Unidos pasó algo muy interesante y se volvió a poner patas arriba el complejo sistema de predicción que por esos lares se ha armado para intentar dar un panorama acertado de cara a un proceso electoral.

Nuevamente, como ha pasado desde 2016, los votantes sorprendieron a todos y tiraron por el piso los estimados de las encuestas. Lo que se pintó como una “ola roja” en la cual el ala más conservadora del Partido Republicano se haría con el control total del Congreso y los gobiernos estatales en juego, simplemente no se fue a los niveles pensados. Los demócratas consiguieron cerrar la brecha, a tal punto, que el control en el Senado podría no decidirse hasta diciembre con una segunda vuelta en Georgia, mientras que en la Cámara de Representantes el control se enfila hacia los republicanos, pero con una ventaja leve, no con la fuerza que pintaban los pronósticos.

Si bien demócratas y republicanos han querido pintarse como los ganadores, lo cierto es que aquí ambos partidos salieron perdiendo, como también resultó desfavorecido Donald Trump y su combo de radicales, aunque unos cuantos de sus negacionistas lograron elegirse. 

La sociedad estadounidense se ha decantado por un mensaje tradicional en su democracia, el del balance, procurando que demócratas perdieran allí donde se sentían seguros y que a los republicanos les pasara lo mismo. La configuración final del Congreso, sea la que sea, obligará al partido que quede en control a negociar intensamente para que sus gestiones e intereses políticos de cara a las elecciones generales de 2024 no se paralicen, por lo que los moderados de cada lado tendrán que procurar mantener a raya a sus sectores más extremos, si no es que los incumbentes quieren sufrir en las urnas en dos años.

No hay duda de que la gran ganadora aquí fue la democracia. Me parece bien que se hayan colado negacionistas o que izquierdistas duros como Alexandria Ocasio-Cortez estén en la nómina congresional. De eso se trata el sistema, de representación de los diversos componentes sociales, no del control total de un solo grupo.

TEMAS -

Periodista puertorriqueño y Subdirector de Diario Libre. Ganó el Premio Nacional de Literatura Puertorriqueña, Categoría Periodismo, en 2018, por sus columnas en el periódico El Nuevo Día, del cual fue Director Asociado.