Cómo triunfar en Hollywood, según Gary Oldman

  • En entrevista con el colaborador de Diario Libre, Fabian Waintal, el actor aconseja: “aprende tus diálogos y llega temprano”
$!Cómo triunfar en Hollywood, según Gary Oldman
Gary Oldman, foto de archivo.

Netflix o Internet tienen mucho que ver con la falta de espectadores en las salas de cine, pero entre los jóvenes, los videjuegos también se volvieron otro estilo de entretenimiento. Y en una buena forma de combinar el cine con el mundo de videogames, hasta Gary Oldman se sumó al ‘juego’ de prestar su voz para ese nuevo universo. Ya había formado parte del famoso ‘Call of Duty’ en las diferentes versiones donde apareció con el rol del Capitán de la armada rusa Viktor Reznov (en la misma Segunda Guerra Mundial, donde antes había ganado el Oscar, desde el bando británico). Y ahora, también se puede jugar a pelear como Gary Oldman una guerra del año 2945, en el rol del Almirante Ernst Bishop, con el nuevo videjuego ‘Star Citizen’ que ya está desarrollando un segundo episodio con el título ‘Squadron 42’.

¿Hasta qué punto se volvieron una competencia para el cine, los videojuegos?

Hoy en día, las películas se caen todas las semanas de un cañonazo. Puedo estar contratado para una producción y una semana antes de comenzar con el rodaje alguien desenchufa el proyecto o se cae alguna inversión o consiguen el dinero de la producción muy rápido y en vez de preparar todo con tiempo, pueden llegar a llamarme para decirme “Bueno, empieza en dos semanas”.

¿El cine antes era diferente?

Sí, en las viejas épocas si yo te decía que empezábamos un rodaje el 29 de Octubre, empezábamos el 29 de Octubre. No se volvía a filmar ninguna escena. Ni siquiera tenías que volver. Filmabas una película en cinco o seis semanas y cuando terminabas podías irte de vacaciones o podías comprometerte con una obra de teatro. Ese era el baile al que estábamos todos acostumbrados. Eran tiempos mucho más fáciles donde yo podía pensar “Bueno, voy a hacer una obra de teatro el año próximo” sin que tengas que cambiar las fechas porque la película que tuvo que haber empezado ahora no empieza hasta dentro de un mes... Si no se cae.

¿Es más fácil para un actor pasar del teatro al cine que del cine al teatro?

Supongo que sí. Al menos yo no lo haría al revés, pero hay gente con coraje que lo hace, como Christian Slater. El empezó muy joven como actor, en el cine. Y hoy en día lo ves haciendo cada vez más teatro. Es algo increíble y yo no puedo imaginar hacerlo, sin haber tenido la educación adecuada.

¿Cuál es el mejor pago que recibió en el principio de su carrera?

35.000 libras me pagaron por ‘Sid Vicious’. Aquellos días ya no existen más. Pero en ese entonces, yo cobraba apenas 80 libras por semana, antes de impuestos. Trataba de llegar a fin de mes, trabajando en la Corte Real cuando alguien vino y dijo “Aquí hay 35.000 libras”. Y enseguida imaginé que podía arreglar la cocina (Risas).

¿Y si de repente hoy está en su casa y aparece en televisión una de sus películas... para a verla o cambia de canal?

Depende. Por lo general, cambio de canal. Y no es que me avergüenza un trabajo que hice, porque muchos de ellos ni siquiera me importan (Risas). Hay algunas cosas que me gustan más que otras, pero no deja de ser trabajos viejos. Supongo que pasa por ahí. Si fueras un pintor que trata de expresarse en una forma nueva y ves tus primeros trabajos... yo lo veo como algo que hice hace mucho tiempo y sigo adelante. Muchas veces me preguntan si tengo algún trabajo preferido, si tengo alguna interpretación favorita. Y mi respuesta siempre es la misma: La próxima película, la que voy a hacer.

En ese sentido, trabajos próximos, no le faltan. Apenas después de haber ganado el Oscar con el rol de Churchill, en el mismo año estrenó la película ‘Hunter Killer’ con Gerarld Butler y ‘Killers Anonymous’ (Asesinos Anónimos) con Jessica Alba. Y después de haber estado detrás de la voz y la imagen animada del Almirante Ernest Bishop de los videojuegos ‘Star Citizen’ y ‘Squadron 42’, para el 2019 tiene programados otros dos estrenos: ‘The Woman in the Window’ con Amy Adams (sobre una solitaria mujer que espía a sus nuevos vecinos) y ‘Mary’ (con la historia de una familia que compra un barco sin saber que esconde varios secretos). Pero todavía hay más, porque está por filmar con Meryl Streep y Antonio Banderas, ‘The Landromat’ de Steven Soderbergh sobre el escándalo de Panama Papers, donde un grupo de periodistas descubrieron más de 10 millones de archivos que al día de hoy involucra a políticos y personalidades de importancia mundial con cuentas de banco secretas para evitar impuestos. ¿Mejor todavía? Se prepara a dirigir su propia película ‘The Flying Horse’ sobre la vida personal del verdadero fotógrafo Eadweard Mybridge que tuvo mucho que ver con el desarrollo del mundo del cine. Un mundo que Gary Oldman conoce bastante bien.

¿Hay algún momento específico en su vida donde se decidió por la actuación?

Me lo acuerdo con total claridad. Yo tenía entre 14 y 15 años y estaban dando la publicidad de una película que iban a mostrar después a la noche. Era una película británica que se llamaba ‘The Raging Moon’. La había dirigido Bryan Forbes y tenía como protagonista a Malcolm McDowell. Y hubo algo en Malcolm que me atrapó con su maravillosa vulnerabilidad y sus enormes ojos azules. Creo que después me di cuenta que ese el coctel necesario, porque algunos actores gustan más que otros. Yo ni siquiera había estado en ninguna obra de teatro en la escuela ni nada, aunque siempre hacía imitaciones en las fiestas. Hoy es todo interactivo, cualquiera es actor después de una obra de teatro. Pero en aquel entonces, apenas si abríamos un libro de Shakespeare en clase, para leerlo en voz alta, sin tener idea lo que estábamos leyendo. Por eso la actuación nunca me había llamado la atención hasta que vi la publicidad de esa película.

¿Cuál fue el primer paso para lograr aquel sueño, con apenas 14 o 15 años?

Creo que pregunté por ahí y alguien dijo “Lo que realmente necesitas es ir a una escuela de arte dramático y para entrar necesitas pasar por una prueba de audición de arte moderno y arte clásico”. Busqué en las páginas amarillas y encontré el Teatro de Greenwich Young People y me fui hasta ahí. El director artístico justo estaba ese día. Leí un par de cosas, sin practicar ni nada y me dijo “A lo mejor puedas tener algo” y me puso bajos sus alas, para que pudiera entrar en la escuela de arte dramático. Yo siempre fui alguien con motivaciones propias. Cuando terminé la escuela me preguntaba lo que quería hacer y trabajé de todo antes de ser actor. Hasta cuando tenía ocho años tenía una ruta anotada en un papel con toda clase de trabajitos para hacer.

¿En qué gastaba su dinero en aquel entonces?

Yo ahorraba para comprar algún álbum de música que salía nuevo. Ahora sí que retrocedimos en la historia (Risas). Tenía un tocadiscos pero necesitaba ahorrar. Veía a David Bowie con Hunky Dory en la ventana de una disquería y sabía que necesitaba dos semanas más para comprarlo. Quería comprarlo. Por eso, siempre fuí así.

¿Y al principio distinguía la diferencia entre ser actor de teatro o cine?

-A mi me encantaba el cine, iba siempre. Pero el cine era solo un sueño. Las películas eran para otra gente. Robert De Niro, Sean Connery, Gene Hackman, esa gente hacía cine. Nunca estuvo entre mis planes. Es algo que pasó.

¿Cuál fue el primer plan entonces?

Mi objetivo era la Academia Real. Tomé una prueba de audición pero me dijeron que pensara en algo mas para ganarme la vida. Me preguntaron si había pensado en otro oficio. Y yo tenía 15 años. Había pensado en ser astronauta... Pero no.

¿Lo rechazaron por completo?

Sí, me deprimí también, porque todos mis héroes habían pasado por ahí, todos los que yo admiraba, Peter Sellers, Peter O’ Toole, Alan Bates, una lista interminable de gente que había ido al RADA. Y yo no fui.

¿Hubo una segunda opción?

Sí, el College Rose Bruford. Ahí sí entré.

¿Y qué se aprende en una escuela de arte dramático?

- Te da disciplina. Para llegar a algún lado hay que llegar a tiempo. A veces los jóvenes actores me piden consejos y yo les digo “Aprende tus diálogos y llega temprano”. No hay que llegar a tiempo, hay que llegar temprano.

¿Es cierto que con el paso del tiempo, usted fue el que pasó a rechazar toda clase de cine?

Es cierto que dije “No” varias veces, por ser joven y muy inocente. Me acuerdo que mi representante quiso que yo estuviera en ‘The Bounty’ con Anthony Hopkins y Mel Gibson. Querían que yo fuera uno de los que estaban en el barco, pero había surgido la oportunidad de hacer teatro por las provincias y preferí el teatro por encima del cine, porque el libro también era mucho mejor. Pero cuantas más veces decía “No”, más veces volvían ofreciendo más dinero.

¿Por eso siguió rechazando tantos trabajos?

(Risas) Es un truco que uso todo el tiempo. Si alguien quiere un consejo para llegar lejos, primero hay que negarse. Es una buena forma de conseguir que hablen. Pero es cierto, no quise hacer esa película y se volvieron locos. Mi representante no podía creer como me había negado, porque nunca antes había trabajado en cine. Creyó que estaba loco. Pero preferí terminar más tostado y a lo mejor con un departamento en Londres. Y no la hice. Llevó bastante tiempo hasta que llegué al cine.

¿Cuál fue la primera película que terminó aceptando?

La primera película que filmé fue ‘Remembrance’, que estuvo en las primeras semanas del principio del Canal 4, cuando era algo nuevo.

¿Y el cine resultó muy diferente al teatro?

¿Sabes qué? No. Claro que en el teatro es necesario proyectar la voz para tratar de llegar al público que está en la última fila y todo eso exige bajar el tono con el cine. Pero con talento y sentido común, es algo que se puede trabajar. Si tu rostro es lo suficientemente grande en la pantalla tampoco vas a hacer gestos de Buster Keaton. Es pura sinceridad. Eso es todo. Si llegas de un lugar sincero, no importa si haces teatro o cine.

20190910 https://www.diariolibre.com

+ Leídas