Libro “Manual de la chapiadora” tiene faltas ortográficas

  • Desde palabras sin acentuar hasta uso incorrecto de las comas, mayúsculas y minúsculas
$!Libro “Manual de la chapiadora” tiene faltas ortográficas
Diario Libre/Archivo

SANTO DOMINGO. El libro “Manual de la chapiadora”, que se ha convertido en todo un fenómeno en ventas en el país, tiene una serie de errores gramaticales, al igual que incoherencia e imprecisiones en algunos de sus planteamientos.

El libro, de 124 páginas, fue escrito por Wilsis M. Bautista Lantigua y promete convertirse en un “material exclusivo de consulta sobre el chapeo”. La autora se define como “No chapiadora por elección”. Fue puesto en circulación el 22 de agosto de este año.

Una lectura a las primeras páginas del libro muestra varias faltas de ortografía en su redacción, entre ellas figuran palabras sin acentuar, otras con acentos donde no lo llevan; igualmente uso inadecuado de las comas, punto y coma y palabras en mayúsculas y minúsculas.

Como ejemplo de ello tenemos la palabra “mamá” que está escrita como “mama”; la palabra “término”, la cual aparece como “termino” sin el acento en la “e” como debe ser. Ello se evidencia en el punto uno del contenido del capítulo I, el cual también usa inadecuadamente varias palabras en mayúsculas cuando deben ir en minúsculas. Se trata de la oración que dice: Definición y Origen del Termino “Chapiadora” (aquí la palabra origen y término deben estar escritas en minúsculas). Más adelante hay otras partes en las que la autora utiliza mayúsculas donde no van. En el siguiente punto, el dos, la palabra “término” está escrita con su acento. El punto se llama “Popularización e internacionalización del término “Chapiadora””. Le sigue “Primer@s chapiador@s conocid@s en la Historia”, con la palabra “historia” en mayúscula y debe ir en minúscula o baja.

Otros ejemplos están en el capítulo II titulado “REQUISITOS BASICOS PARA CONVERTIRSE EN CHAPIADORA”. Aquí “básicos” no está acentuado y la regla gramatical apunta que los acentos deben colocarse aunque las palabras estén en mayúsculas. Igualmente, el desglose del índice de esa parte usa inadecuadamente palabras en mayúsculas y minúsculas.

En el capítulo II también se incurre en la no acentuación de una palabra: “CONVIRTIENDOSE EN CHAPIADORA”. “Convirtiéndose” lleva acento en la primera “e”.

Otros ejemplos

En la introducción del libro no se acentúa la construcción “Por qué” cuando se pregunta sobre las razones de escribir el libro con una interrogante. Todas las interrogantes deben ir acentuadas: “¿Porque escribir un libro sobre las chapiadoras? La primera respuesta que me surge es: ¿Porque no? Si es un tema que nos dan a diario en los diferentes medios de comunicación”, dice el texto. Más adelante lo escribe correctamente: “Entonces me pregunto, ¿Por qué no poner por escrito lo que sabemos sobre el tema y abrir una ventana al debate?”.

En “Introducción al chapeo” hay un verbo sin acentuar. Se trata de “dejo”el cual se escribe “dejó”. “Franklin: Porque es otra Chapiadora y ya Karen me dejo en bancarrota”, es la oración en que está.

Otros ejemplos, “Fue mujer de inmensa belleza (osea, wow, bella bella) (falta de coma para separar bella, de bella y la palabra “osea” va separada: o sea); cuando se hace referencia a Jackie Kennedy Onassis se usa el término AKA por “acá” y se dice que ella tuvo un origen “noble” cuando eso no es cierto, ya que su familia sí era acaudalada, pero no pertenecía a la nobleza, que es una condición dada, entre otras acepciones, a personas de origen “preclaro, ilustre, generoso”, “Dicho de una persona o de sus parientes: Que por herencia o por concesión del soberano posee algún título del reino”. El párrafo sobre Jackie tiene otros errores. Tampoco ofrece su nombre de pila completo que es Jacqueline Lee Kennedy Onassis (los dos últimos apellidos corresponden a sus dos esposos respectivamente).

Desde los “sumos” de Coco Chanel al “disque” de Porfirio Rubirosa

Al texto sobre Jackie le sigue el de la diseñadora de modas Coco Chanel (cuyo verdadero nombre es Gabrielle y el libro no lo dice). También tiene faltas gramaticales notables. Ejemplo: “Coco Chanel: Esta señora sí que fue la que nació pobre de verdad. Su mama (mamá) era lavandera y su papa vendedor ambulante (ambas, dignas ocupaciones) pero como toda Chapiadora, ella no pensaba quedarse a hervir (vivir) en esa olla”. “Se dice que ella se inventaba muchísimas historias acerca de su pasado para no revelar la tremenda olla en la que se crió y que al final de sus días se volvió solitaria y déspota, error que cometen muchas chapiadoras a las que se les van los sumos (humos) a la cabeza”.

En las líneas que el libro dedica a Porfirio Rubirosa (ejemplo de hombre chapiador) también hay faltas gramaticales. Por ejemplo “seria” por “sería”, uso incorrecto del término “disque” que, según Fundeus.es, escrito de esa manera es usado como “discar” , por ejemplo discar o marcar en el teléfono. Si se quiere expresar que es presuntamente o según parece se escribe con “z” o sea “dizque”. Oración del libro: “Supuestamente Mandingo no le daba ni por los tobillos y disque era un verdugo usando su asunto”.

Hay otros errores en otras partes del libro.

20180912 https://www.diariolibre.com

+ Leídas